Motos Catalanas

Gloria Pasada

HISTORIA MOTOS CATALANAS

Los catalanes Pere Permanyer y Francisco Xavier Bultó Marqués, más conocido como Don Paco, padre de Álvaro Bultó y abuelo de Sete Gibernau, fundaron en 1944 la marca de motocicletas Montesa. Don Paco dejó esta empresa debido al abandono de la competición, pues creía que la innovación en las motocicletas estaba íntimamente ligada al mundo de la competición, y fundó el 17 de mayo de 1958 Bultaco en Barcelona.
El nombre de la marca es invención del propio Bultó (mucha gente cree, erróneamente, que se debe al piloto de Gibraltar John Grace, que pensó que estaría bien una combinación del apellido del fundador, Bultó, y su nombre, Paco), que ya lo utilizaba desde hacía años como su dirección telegráfica particular. El particular logotipo, concebido por Don Paco, es un dedo pulgar signo de que todo marcha bien.
El primer modelo fue una moto deportiva llamada Bultaco Tralla 101. Tras varios desarrollos de la misma (Tralla Sport o TS, Tralla Super-Sport o TSS, esta última un modelo solo para competición), se lanzó en 1964 la famosa Metralla 62 de 200 cc, que culminaría cuatro años después en la más famosa de las máquinas de carretera de la marca: La Metralla Mk2 de 250 ccEn 1964 Bultaco se introdujo en el mercado y en la competición de las motos de trial con el modelo Sherpa.

 

Se puede considerar a la Sherpa S de dos tiempos como la primera moto fabricada expresamente para la práctica de esta modalidad deportiva. Ficharon al piloto Sammy Miller para competir y, a pesar de las desfavorables apuestas que hacía la prensa, lograron vencer la primera prueba en que compitieron, la primera vez que vencía una moto no británica.


El último modelo que sacó la marca del dedo rampante fue la Streaker, una moto que incorporaba ya en aquella época frenos de disco, tanto delante como detrás, algo inusual hasta la fecha, ya que siempre habían utilizado frenos de tambor.


Finalmente, Bultaco desapareció en 1983 tras una gran crisis (en la que el Ministerio de Industria obligó a Montesa Honda a comprar la marca Bultaco), junto con otras marcas como OSSA y Mototrans (fabricante de las Ducati en España). Otras marcas españolas como Puch, Montesa y Sanglas fueron absorbidas por la llegada al mercado de marcas niponas como Suzuki, Honda y Yamaha, respectivamente.
Bultó pidió a la dirección de Montesa, con J.L. Milá al mando, los derechos mercantiles sobre el logotipo y la marca de Bultaco, alegando que no tenían valor ninguno para Honda. Montesa concedió de forma gratuita esa cesión de propiedad industral y fue gracias a esta transacción por la que en 1999 la marca Derbi resucitó a Bultaco con una reedición de la Bultaco Lobito y el lanzamiento de una línea de ropa deportiva con el logotipo.

Montesa es una marca española de motocicletas cuyo origen se remonta a la creación de la empresa del mismo nombre en 1944 en Cataluña por Pedro Permanyer Puigjaner y Francisco Javier Bultó Marqués (Paco Bultó).1


Su desarrollo fue extraordinario en la década de los 50, apoyado en gran medida por la competición. Sus máquinas eran esencialmente de 125 cc, de dos tiempos, siendo la denominación genérica "Brio", con potencias siempre en aumento.


Con el plan de estabilización de 1958 llegaron las dificultades, llevando a Permanyer a tomar la decisión de dejar la competición que tan esencial había sido para la marca. Esta decisión llevó a Paco Bultó a dejar la empresa,1 junto con un grupo de incondicionales, quienes le animaron a fundar una nueva marca que muy pronto sería el rival a batir: Bultaco.


El modelo de Montesa de mayor éxito fue la Montesa Impala (1962), motocicleta de turismo, siempre de dos tiempos, de 175 cc que también se fabricó en una versión "Sport" de 250 cc. Su creador fue Leopoldo Milà i Sagnier1 (1921 - 2006). En pruebas, tres unidades de pre-serie recorrieron a principios de los años sesenta África entera, desde Ciudad del Cabo a Barcelona, ya en Europa, (más de 20 000 km en tres meses) dando muestra de una robustez, fiabilidad y aptitudes deportivas legendarias.
Posteriormente, ante el descenso de las ventas de las máquinas de carretera por la llegada masiva del automóvil, la empresa se fue orientando cada vez más a los productos de fuera carretera, principalmente trial (modelos "Cota") y enduro.


Actualmente es propiedad de la marca japonesa Honda Motor Company y se limita a producir motocicletas para el trial de competición, aún bajo la denominación Cota, cuyo primer modelo (la Cota 247 versión 68) data del año 1968.

El nombre responde al acrónimo de Orpheo Sincronic Sociedad Anónima, que era el nombre de una compañía que en los años 20 del siglo XX empezó a fabricar diversos aparatos proyectores de películas de cine en España y motores fuera borda diseñados por Ricardo Soriano.2
En 1949 la empresa empezó a producir motocicletas con un gran éxito, siendo la primera un modelo de 125 cc (como la mayoría de los fabricantes españoles de la época). Este modelo aportaba innovaciones como horquilla telescópica (no hidráulica) y una suspensión trasera de tipo oscilante, amortiguada por tensores de goma. Este modelo (125A) se vendió mucho entre 1949 y 1952, lo cual permitió encarar inversiones destinadas al desarrollo de nuevos modelos. Incluso participaron en los ISDT en Austria en 1952. Uno de estos nuevos modelos fue la Ossita 50, un ciclomotor que se difundió mucho.


Otro fue la evolución natural de la 125A, la 125 B aparecida en 1957, con cuadro de chapa estampada, suspensión oscilante con amortiguadores traseros hidráulicos (al igual que la horquilla delantera telescópica). El motor seguía siendo el mismo, pero pasaba de 5 CV a 4500 rpm, a 6,5 CV a 5000. La última evolución de esta mecánica fue la 125C, con chasis de tubos.
En 1958 la compañía lanzó su única moto con motor de 4 tiempos (en este caso Morini)llamada la 175 GT.
En esta época , que precedió el inicio de la década de los 60, la industria de la motocicleta entró en una crisis profunda, debido a los precios cada vez más accesibles de los pequeños automóviles utilitarios de la época, como el caso del Seat 600.Mototrans fue una empresa española (catalana) fabricante de motos creada en 1958, resultante de la asociación de las dos sociedades Maquitrans («Maquinarias y transporte»), empresa dedicada a la fabricación y mantenimiento de trolebuses y clíper, esta última importadora de Ducati, marca de la que produjo su línea de modelos.

 

El primer modelo fabricado totalmente en España fue el 125-S que se empezó a comercializar a principios de 1960, a partir de este momento se presentó rápidamente toda la gama de 4T muy similar a la de la casa madre. Es a partir de la mitad de la década de los 60 que Mototrans empieza a hacer grandes esfuerzos para demostrar una independencia técnica de la casa matriz. Fruto de ello es la 24H, una deportiva de 250cc derivada de las máquinas vencedoras en la famosa prueba de resistencia que se corría en el circuito de Montjuich de Barcelona, con una estética completamente distinta de la Mach 1, la deportiva equivalente que fabricaba Ducati en aquellos momentos. Paralelamente a los modelos de 4 tiempos se fabricaron los de 2 tiempos, únicamente en la categoría de 50 cc (Denominados "48") muy semejantes a los originales italianos, en versiones ciclomotor o matriculable (Sólo el "48 Sport")



En 1978, por un acuerdo entre Yamaha y el grupo Banesto, propietario de Sanglas y Mototrans, cien trabajadores de Mototrans pasaron a trabajar en Sanglas. Tras la reducción de plantilla, se intentó el relanzamiento de la marca, que creó una nueva marca, MTV (Moto Trans Virgili).

Los modelos de Sanglas eran un híbrido de modelos alemanes e ingleses. El bastidor se basaba en el concepto de BMW y el motor, de tipo monobloque, de 4 tiempos monocilíndrico, de tipo OHV se inspiraba en la casa DKW. La primera motocicleta contaba con una cilindrada de 347,75 cc y 14,4 CV de potencia a 4.800 rpm.1
A finales de 1948 la empresa ya contaba con 100 empleados y había fabricado 200 unidades.
En octubre de 1952 se lanzó el primer modelo de 500 cc, con un cuadro trasero renovado para poder alojar una horquilla oscilante y dos amortiguadores hidráulicos.
Las Sanglas fueron concebidas para el turismo y alcanzaban velocidades considerables y podían afrontar largos recorridos. Los modelos 350/4 y 500/3 incluían motores de mayor potencia, un silenciador mejorado y frenos de aluminio entre otras mejoras. Sin embargo, el Seat 600, con un precio poco superior al de las Sanglas restó mercado a esta última.

A finales de los años 1950, debido al auge de los vehículos de cuatro ruedas, muchos fabricantes de motocicletas se vieron obligados a reducir la cilindrada de sus modelos. El resultado fue el modelo conocido como "Cromática", con un motor de 295 cc, 13 CV de potencia y 6.000 rpm. En 1959 se venden 480 unidades, 250 a organismos y 230 a particulares. El sobrenombre "cromática" se debía a los cuatro colores con que se suministraba (azul, salmón, verde y negro).

Para 1973 había aumentado la demanda de motocicletas de gran tamaño y potencia, pero Sanglas sólo consigue vender 474 unidades por su falta de prestaciones. En 1976 se presenta el modelo 500 S con frenos de disco a bordo (concepto de Sanglas) con 32 CV a 6.700 rpm. A la vez, se modificó la 400 E para dejar paso a la 400 F. El modelo 500 S permite un aumento de ventas en el exterior con la ayuda financiera de la empresa Prodinsa, la cual también poseía participaciones en la sociedad Mototrans (fabricante bajo licencia de motocicletas de la marca italiana Ducati), lo cual motivó intentos para fusionar ambas empresas.
En 1977, se lanza la 500 S2, y dos años más tarde aparece en el mercado una versión con cinco velocidades (la 500 S2 V5).


El negocio no rentabilizó la inversión de Prodinsa y Sanglas es vendida al banco español Banesto, con idea de alcanzar plusvalías con la venta de la misma a un fabricante japonés, que buscaban un socio local para penetrar en el mercado español. Finalmente, en 1981 se constituye la empresa SEMSA con participación de Yamaha, Banesto, Banco de Madrid y Banca Catalana de Desarrollo. Inicialmente el 50% del capital estaba en manos de Yamaha que, por medio de varias ampliaciones de capital, logró el control total sobre la empresa.
Entre los desarrollos de tecnología propios de Sanglas, puede destacarse el freno de disco (Mod. Ut. nº 0195467, 1971; www.oepm.es) instalado en las Sanglas 500 S, que con un aspecto externo similar al de los frenos de tambor, era en realidad semejante a los frenos de disco; los clientes de la marca en las islas británicas alababan las cualidades de este freno en tiempo de lluvia. También desarrollaron un "Sistema para el equilibrado de vibraciones inerciales en motores de explosión", (Pat. nº 0430577, 1974), y un "Procedimiento para la construcción de tambores de freno para vehículos automóviles", (Pat. nº 0217565, 1954).
La última Sanglas con motor propio, la 500 S2 V5, se dejó de fabricar en 1981. La producción de la 400 Y cesó en 1982, desapareciendo así el nombre Sanglas y el último de sus productos. A partir de ese momento solamente se producirían motocicletas de la marca Yamaha. En 1989 desaparece la razón social SEMSA y se constituye Yamaha Motor España, S.A.