<

Interior al aire libre (1892).

image

El garrote vil (1894).

image

Julia, c. 1915

image

Retrato de las Señoritas (1890).

image

Plein air (1890-1891)

image

Flores deshojadas (1894).

image

Retrato de Julia

image

Liceo de Barcelona

image

Au Molin de la Galette,1892

image

Corpus de l'església de Santa Maria

image

:
Entrada plaza de toros Madrid

image

Detalle El Baño

image

En un Automovil

La vida moderna

Sardanes a la font de Sant Roc

La Carga

En Tandem

Rcasas y pere Romeu

El Modernismo Catalan Ramon Casas

Ramón Casas Carbó:

Nació en Barcelona el 4 de enero de 1866. En 1877 abandonó la escuela para estudiar arte en el estudio de Juan Vicens Cots.

En 1881, acompañado de su primo Miquel Carbó i Carbó, estudiante de medicina, inició su primera estancia en París. El invierno de ese año estudió con Carolus-Duran y, posteriormente con Henri Gervex.

En 1882 expuso algunas de sus obras en la Sala Parés de Barcelona, y en 1883 expuso su “Autorretrato vestido de flamenco” en la Sala de los Campos Elíseos de París, cuadro que le valió una invitación para ser miembro del Salón de la Societé d’Artistes Françaises. Retrató a la élite de la sociedad de Madrid, Barcelona y París, sus dibujos y caricaturas sirvieron para definir el modernismo catalán en la pintura. Fueron también famosos sus trabajos sobre revueltas y actos políticos, entre ellos uno sobre la represión en una manifestación callejera en la ciudad condal. Ejerció también como diseñador gráfico haciendo innumerables postales y carteles. Tuvo una gran amistad con Santiago Rusiñol, Eugène Carrière e Ignacio Zuloaga. Junto a Rusiñol y al escultor Enric Clarasó realizó una exposición en la “Sala Parés”en 1890. Sus cuadros de esta época se pueden encuadrar a caballo entre el realismo académico y el impresionismo francés, lo que sería conocido como modernismo, que aún no estaba desarrollado por completo, aunque los artistas empezaban a conocerse entre ellos, y los artistas catalanes empezaban a identificarse más con Barcelona que con París.

Su fama se extendió por toda Europa, exponiendo con éxito en Madrid, de 1892 y 1894; en Berlín en 1891 y 1896 y en la Exposición Mundial de Chicago de 1893. Entre tanto, el círculo bohemio en el que se movían Casas y Rusiñol empezó a organizar frecuentes exposiciones en Barcelona y en Sitges, aumentando la demanda de su trabajo en Cataluña, por lo que se estableció en Barcelona aunque seguía viajando a París para exponer cada año en el Salón. El comité español seleccionó para la Exposición Universal de 1900 en París, dos de sus retratos, uno de 1891 de Eric Satie, y otro de su hermana Elisa. Su óleo de una “Ejecución mediante El garrote vil” ganó uno de los premios principales en Múnich en 1901.

Sus obras se exhibían por toda Europa y en otras puntos del mundo, como Buenos Aires. En 1902 doce de sus obras quedaron expuestas de forma permanente en el Círculo del Liceo, club exclusivo asociado al Teatro de la Ópera barcelonés. En 1903 se convirtió en socio de pleno derecho del Salon du Champ de Mars de París, lo que le permitió realizar una exhibición anual, sólo lo haría durante dos años. En 1903 presentó “La carga” que posteriormente renombró como “Barcelona 1902”, en él cuadro representaba una huelga general ocurrida en Barcelona en ese tiempo. La obra en la que muestra a un Guardia Civil cargando contra la multitud, había sido pintada dos años antes de la huelga. En 1904, esa misma pintura ganó el primer premio en la Exposición General de Madrid.

En 1904, durante una estancia en la capital española, pintó una serie de caricaturas de la élite madrileña, así como de pintores como Joaquín Sorolla y Agustín Querol, escultor oficial del gobierno español. En el estudio de Querol realizó un retrato ecuestre del rey Alfonso XIII que fue adquirido por el coleccionista norteamericano Charles Deering.

A causa del aumento de su fama como retratista, se instaló de nuevo en Barcelona, donde conoció a una joven vendedora de lotería, Julia Peraire, 22 años más joven que él. La pintó por primera vez en 1906 cuando Julia tenía 18 años. Pronto se convirtió en su modelo preferida y en su amante. A pesar de que la familia de él no aprobaba esta relación llegaron finalmente a casarse en 1922. Su madre compró en 1907 el monasterio de Sant Benet de Bages; el pintor pasaría mucho tiempo en San Benet. Cinco años más tarde, a la muerte de su madre, heredó el monasterio. En 1908, junto a su patrocinador Deering, viajaron por Cataluña. Ese mismo año, Casas inicia un viaje de seis meses por Cuba y los Estados Unidos.

De regreso a España expuso en Madrid y Barcelona, En la galería Fayanç Català de Barcelona, mostró unos 200 dibujos al carbón que donó al Museo de Barcelona. Su exposición de Madrid se realizó en el Ministerio de Turismo y en ella presentó retratos de figuras destacadas de la ciudad, incluido el rey Alfonso XIII. Antes de iniciarse la Primera Guerra Mundial viajó por España y Europa, visitando Viena, Budapest, Múnich, París, Países Bajos, Madrid y Galicia; realizó importantes exposiciones en España y en Francia. En 1913 compró una vivienda en Barcelona, una torre en el barrio de Sant Gervasi.

En 1915 realizó expuso conjuntamente con Rusiñol y Clarassó en la Sala Parés, conmemorando así el 25º aniversario de su primera exposición conjunta. En 1916 Casas y su representante Deering viajaron a Tamarit, Tarragona. Deering compró el pueblo entero y colocó a Casas en la dirección del proyecto de restauración del mismo. Años más tarde, en 1924, Casas regresó a Tamarit donde pintó numerosos paisajes.

, Rusiñol, y Clarassó siguieron realizando exposiciones conjuntas en la Sala Parés y que fueron constantes hasta la muerte de Rusiñol en 1931. Casas continuó pintando retratos y paisajes, así como algunos carteles para la lucha contra la tuberculosis pero en el momento de su muerte, en 1932, se había convertido más en una figura del pasado más que del presente. Murió el 29 de febrero de 1932, siendo enterrado en el Cementerio de Montjuïc de Barcelona.