Honda cb 1200 Big One

Esa desconocida con seis años de produccion

La CB1000 es uno de los pocos ejemplos de la fascinacion japonesa por el look retro logrados. Estas motos solo se vendieron bien en Japon.La Cb es remarcablemente enorme y sus cromados soberbios le dan un look precioso.La tetracilíndrica del gigante nipón no obstante , goza de un gran éxito en algunos países del norte de Europa como, por ejemplo, Alemania. Lo que no deja de ser curioso, pues al principio este modelo no estaba concebido para Europa y solo se ofrecía en Japón y Australia. Por fortuna, muchos concesionarios del Viejo Continente hicieron patente su interés por este homenaje a la legendaria CB750 Four, así que finalmente se trajo también a Europa. No faltaron las voces incrédulas, que pensaban que una moto tan grande de «solo» 90 CV no iba a gozar de éxito en un mercado donde las prestaciones siguen teniendo mucho peso. Teniendo en cuenta la admiración que la Honda ha despertado en las cafeterías de la Costa Azul, podríamos decir que la espera ha valido la pena. Los acabados de la CB1100 también son exquisitos y llama la atención las finísimas aletas del bloque de cuatro cilindros refrigerado por agua, mucho más finas que la empleadas en la «macho bike» de Yamaha. Si la XJR1300 es más para el marchoso, la Honda busca sobre todo un caballero que la mime y cuide como ella se merece. Este modelo conquista por su limpieza de líneas, y por encarnar, un poco al igual que la R nineT, la esencia del motociclismo, empleando los elementos estrictamente necesarios y prescindiendo de los que se pueden considerar como superfluos.

La Honda de 236 kg en lleno no solo parece un modelo vintage, es que nos puede llegar a confundir si la miramos desde la distancia. Separándonos un poco de ella es como realmente admiramos el diseño y el sentido homenaje a la CB750 Four de 1969, una moto que no solo fue importante para Honda, sino para la historia del motociclismo al ser la primera moto de gran serie que montaba un motor de cuatro cilindros en línea. El clásico faro redondo, el depósito plano, el bajo asiento y la parte trasera también poco elevada, ayudan a que la CB1100 nos invite a pasear por el pasado pero con algunas ventajas del presente, como, por ejemplo, un ABS combinada. Los detalles llegan hasta las aletas metálicas y cromadas, como en los buenos tiempos, o los dos amortiguadores traseros también cromados. Otro detalle que recuerda a la primigenia CB750 Four es el chasis de doble cuna de acero. Además del mencionado ABS, solo el panel digital que se encuentra entre los dos relojes analógicos o las llantas de aleación nos confirman que esta moto es moderna.La CB1100 es una muestra de la gran calidad de los productos del gigante japonés. La última «Four» fabricada por Honda conquista por suavidad de motor, imagen clásica, excelente manejabilidad y facilidad de conducción.